Selección peruana

La Selección del toque, el desparpajo y las jugadas atractivas. Perú maravilló al mundo entre 1970 y 1985 gracias a una generación de futbolistas que privilegió el fútbol champagne y logró hitos para ese pueblo.

A partir de esa irrupción, a los jugadores incas se las ha conocido por su dotación técnica y su capacidad de jugar bien a este deporte. No obstante, problemas dirigenciales y actitudinales de las recientes camadas han provocado que no se haya podido regresar al antaño sonante.

Los incas inolvidables

Bastan los siguientes nombres para evocar jugadas sonrientes y picaronas: Héctor Chumpitaz, César Cueto, Julio César Uribe, Teófilo Cubillas, Hugo Sotil, Juan Carlos Oblitas. Y hay otros jugadores que rodearon a esa camada de cracks para conseguir la Copa América de 1975 y la participación en los mundiales de 1970, 1978 y 1982. En México y Argentina se llegó a instancias finales.

Hay que aclarar que la historia de este combinado arranca desde 1927. El 1º de noviembre enfrentó a Uruguay en el Campeonato Suramericano (hoy Copa América) que se celebró en terreno andino y cayó por 4-0. En 1930 participa en el primer campeonato del mundo de la historia, disputado en suelo charrúa, y en 1939 obtiene su primera Copa América, celebrando con su público.

Generación que busca el brillo

Después pasaron años de no figurar, llegó la generación dorada y se volvió a un foso de ausencia de títulos, aunque en el medio surgieron figuras del talante de Roberto “Chorrillano” Palacios, Claudio Pizarro, Nolberto Solano y los hoy referentes Paolo Guerrero y Jéfferson Farfán.

Luego de más de 36 años sin regresar a una cita orbital, y tras varias transiciones fallidas, rodeada de escándalos y rompimiento de relaciones entre prensa, jugadores, hinchas y dirigentes; llegó Ricardo Gareca, histórico futbolista argentino, para poner en comunión a todos los actores y lograr el paso a Rusia 2018 con una dosis de buen fútbol.

Ilusión y juego

A pesar de no haber pasado a rondas finales, en territorio inca hay ilusión por el proceso que lleva su seleccionado de fútbol y se sueña con repetir lo de aquella generación de los 70’s-80’s.

A los actuales veteranos se vienen sumando futbolistas de las inferiores que han  ido adoptando el estilo de juego de pase y posesión que siempre ha caracterizado ese país.

Se está en la búsqueda de la clasificación a mundiales juveniles para fortalecer la mentalidad del futbolista, además, porque llegan con más preparación a los de mayores.

Para eso ha encontrado batuta en jóvenes como Christian Cueva, Yoshimar Yotún, Luis Abram, quienes son acogidos por los capitanes que tuvieron el goce de llegar nuevamente a una Copa del Mundo.